Puertas metálicas. Las rivales del equipo Madera

Composicion-acorazadasDesde los albores del tiempo se ha estado librando una guerra en nuestras vidas, silenciosa pero implacable, entre dos bandos opuestos que buscan su supremacía. No, no hablo del bien y el mal o el Barcelona y el Real Madrid. Hablo más bien sobre la madera y el metal.

Verás, en épocas remotas, cuando eso de caminar en dos piernas era aún una novedad, muchos comenzaron a trabajar la madera y algunos otros los metales. Son materiales muy distintos, cada uno con lista propia de pros y contras, Es por esto que poco a poco cada material fue triunfando en campos distintos y específicos. Si pensamos en cubertería por ejemplo, lo más común es pensar en metal, aunque existan los utensilios de madera. Así mismo al pensar en muebles por ejemplo, lo primero que se nos viene a la cabeza es la madera, aunque los haya de metal también.

¿Y las puertas? Pues claro, las puertas están claramente dominadas por la madera. No tenemos un porcentaje claro, pero es evidente que el dominio es casi total. Y sólo podemos decir casi, pues como en todos los campos, siempre hay elementos que se salen de la normal, y entre ellos están las puertas de metal. de hecho, las puertas de metal toman ventaja sobre las demas puertas como lo explican estos cerrajeros http://cerrajerossantcugat.es

Pero, ¿ por qué nos se popularizaron las puertas de metal? El motivo es muy sencillo en realidad. Trabajar el metal es muy difícil, requiere conocimientos y herramientas muy específicos y no es hasta tiempos modernos que se puede masificar la producción de elementos metálicos como puertas.

En los tiempos remotos, las puertas no eran elementos estandarizados, cada casa era realizada por su dueño, con medidas muchas veces dadas más por la casualidad y los materiales disponibles que por un acuerdo común para crear un estándar. Quedando así cada entrada con alguna característica distinta. Algunas más altas, otras más anchas, más de una con ángulos no del todo rectos, y esto conllevó a que cada puerta debía ser hecha a la medida de donde se quisiere implementar.

Mientras que para realizar una puerta en metal se necesitaría hacer un molde principalmente, fundir el metal y verterlo. Para estos fines, el molde no podía implementarse de forma repetida pues las medidas siempre cambiaban, era mucho más sencillo entonces fabricar las puertas en madera.

Pero hoy en día con los métodos modernos podemos fabricar en masa puertas metálicas y de sus beneficios, como una mayor resistencia comparadas con las puertas actuales de madera que para abaratar costos se han vuelto más endebles. También, al ser el metal un material flexible, permite mayor versatilidad en muchos escenarios de uso en los que una puerta de madera común se rompería sin remedio.

También está la posibilidad de usar imanes decorativos, que quizás no sea el factor de compra definitivo, pero que a más de uno le da ilusión poder formar mensajes con esos alfabetos de plásticos con imanes que todos hemos usado o, más seriamente, utilizar cualquier puerta como tablero de mensajes y recordatorios brindando una capa extra de practicidad a lo que normalmente es un elemento inerte de nuestros hogares.