Reconoce cuándo es el momento de reemplazar una cerradura

La cerradura de la casa representa la seguridad del inmueble, es por ello que cada día surgen nuevos modelos que proporcionan mayor seguridad a sus usuarios. Sin embargo, debido a su uso constante, es posible que en ocasiones requieran ser reemplazadas, algunos de los casos más comunes son los siguientes.

Ataque de delincuentes

Cuando un inmueble ha sido víctima de los amigos de lo ajeno, el primer paso que debe cumplir el propietario es el reemplazo de la cerradura, indiferentemente de la situación.

En cualquiera de los siguientes casos, lo recomendable es contratar los servicios de un buen cerrajero y proceder al reemplazo de la cerradura.

Si el ataque fue a través del bumping, la cerradura sigue perfectamente operativa, pero si ya fue violentada una vez, es posible que vuelva a ocurrir. Por otra parte, durante el intento de romper la cerradura, es posible que esta reciba daños severos, por lo que su operatividad queda en duda, y la mejor decisión es realizar el reemplazo de la misma.

Pérdida de la llave

Esta es una de las razones más frecuentes por las que un propietario contrata los servicios de un cerrajero, en primer lugar, para que ayude a abrir la puerta del inmueble, suponiendo que las llaves se hayan quedado dentro, no ocurre nada extraordinario, pero en caso de que el usuario no conozca la ubicación de la llave, la cerradura actual pierde su utilidad, por lo que es inminente un cambio de cerradura.

Óxido en la cerradura

Las cerraduras son elaboradas en materiales muy fuertes, que soportan el uso y abuso de los usuarios, sin embargo tienen una debilidad, y es que no resiste la continua presencia de humedad durante un tiempo prolongado, y en caso de no recibir el mantenimiento apropiado, es posible que aparezca el óxido.

La principal consecuencia del óxido, es el desgaste del metal, por lo que la cerradura se debilita de una manera impresionante, y por ende, la cerradura ya no es confiable, por lo que su reemplazo, es la única solución.

Un pedazo de llave partida dentro

Con el uso continuo de la cerradura, no sólo ella sufre desgaste, también las llaves se debilitan, por lo que el hecho de que una llave se pueda quebrar en cualquier momento, es una experiencia bastante factible.

Si esto ocurre por debilitamiento de la llave, el profesional en cerrajería está capacitado para extraer el pedazo de la llave que ha quedado atascada dentro de la cerradura, pero si al momento de la revisión el técnico detecta algún daño mecánico de la cerradura, lo ideal es que esta sea reemplazada.

Adquirir una nueva tecnología

Todo en el mundo evoluciona, y los elementos de seguridad no son la excepción. Y los propietarios de inmuebles están en una constante búsqueda de las mejores alternativas para la seguridad de sus bienes, por lo que una vez que en el mercado aparece una cerradura que cumple con sus requerimientos, no dude en consultar con un profesional y realizar el reemplazo de su cerradura obsoleta.

Este cambio no se realiza por caprichos, en realidad cada día la delincuencia domina nuevas tecnologías y técnicas para violentar las cerraduras, por lo que es necesario aplicar las normas de seguridad al respecto.