Uso práctico de los cerrojos

Se ha extendido los usos de los cerrojos, desde que se han identificado como un punto complementario de una cerradura principal.

 

Se conocía que un cerrojo era ese pasador de palanca o de gancho que se colocaba detrás de una puerta, el cual no se podía ver desde el exterior, se usa como medida de seguridad cuando estas dentro de una habitación.

 

Pero adicional a este se han fabricado modelos, que pueden tener varias funciones según su mecanismo e incluso los hay del tipo electrónico, que sirven para cuando vas de compra por el pan o visitar a la vecina o cuando vas llevar el perro a pasear, sin necesidad de llevar llaves.

 

Ya no solo actúan para proteger mientras estas dentro sino para cuando sales por un tiempo corto de tiempo. Los cerrajeros disponen de una gama amplia de las cuales ofrecer a sus clientes, cubriendo su necesidad de protección.

 

Un segundo punto de fuerza

 

Colocar varios cerrojos en una misma puerta pueden ser equivalentes a la instalación de una cerrajería multipunto o también a la colocación de barras de transversales en puertas.

 

Sin llegar exagerar un segundo cerrojo, es generar una sensación de tranquilidad, más si has sido testigo de robos en viviendas cercana a las tuyas. Cuando se tiene conocimiento que se han generado robos a las propiedades, no subestimes que puedes ser tú el próximo ser visitado por los delincuentes.

 

Sería un error pensar que como se cometió un delito en áreas cercanas no volverán a la zona. En cambio, es momento de evaluar el nivel de seguridad física de tu propiedad. Los cerrojos con sensores son ideales para detectar golpes o el uso de herramientas contra la estabilidad de una puerta.

 

Un cerrojo discreto puede evitar el apalancamiento, con la detección de vibraciones inusuales que te podrían aportan  tiempo de reacción para parar el ataque. Los cerrajeros de la localidad manejan información en cuales tipos de cerrajería favorecen al tipo de puertas y ventanas que posees en tu casa.

 

Tipos de mecanismos de cierre (pulsadores o llaves)

 

Los cerrojos push o automáticos: Ninguna posibilidad de apertura desde el exterior, ideales de para baños donde solo es conveniente abrir desde el interior.

 

Los cerrojos push/cilindro: se abre con llave desde el exterior y botón por el interior, ideales para oficinas.

 

Los cerrojos doble cilindros: utilizan llaves por ambos lados, ofrece una mejor  protección para puertas acristaladas

 

Los cerrojos de combinación: su mecanismo a combinación  es modificable de  2 a 8 cifras o letras. Es ideal para evitar la pérdida o daño de las llaves.

 

Los cerrojos de pestillos: es el modelo más sencillo. Utilizados cuando no  es necesaria una gran seguridad, o para el mobiliario como baúles, cantina, armario  de garaje, entre otras.

 

Estándares de seguridad

 

Un cerrojo debe cumplir con una certificación de seguridad en cuanto a la resistencia a la efracción  teniendo la capacidad de un producto a resistir a las  intentos de apertura no autorizada, durante un tiempo dado, a los ataques utilizando su fuerza física y herramientas de mano, eléctricas y térmicas.